9  Novena a Santa Catalina de Siena   DÍA NOVENO

La Novena a Santa Catalina de Siena: Un camino de fe y devoción

Iniciamos con la señal de la santa cruz

De nuestros enemigos, líbranos Señor Dios nuestro, en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

Acto de contrición

"Muchísimo Jesús mío, pastor bueno de mi alma, aquí vengo a vuestros pies reconocida de mis errores, como la oveja perdida que buscaste con tanto afán y trabajos. Confieso, Señor y Dios mío, que soy el pecador más vil y obstinado. A los impulsos de vuestra piedad he sido hasta ahora oveja descarriada de vuestro redil, rebelde e indolente al gobierno de vuestro amor. Pero ya vuelvo a vuestra presencia, exhalando tristes ayes y amargos suspiros, nacidos de un corazón arrepentido y contrito que solicita humildemente el perdón de sus muchas culpas y pecados, mediante la intercesión de nuestra queridísima esposa Santa Catalina de Siena.

Petición de misericordia

Misericordia, Pastor bueno, que me veo cercado de lobos infernales, sujeto a tantas pasiones que me dominan. Misericordia, Señor, misericordia, Padre amantísimo. Vuelve a mí benigno los ojos de vuestra piedad y veréis al hijo pródigo que llora su desgracia y las ofensas que os ha hecho. Nos postramos arrepentidos y pedimos el perdón, Padre mío. Aunque peque contra el Cielo, no soy digno de ser llamado vuestro hijo. Pero para inclinarnos a la misericordia, recurrimos confiados al trono de la gracia y para lograr el auxilio oportuno apelamos a la poderosa intercesión de la seráfica virgen Santa Catalina de Siena. Acordaos, pues, Señor, que nos la disteis por madre para que, por su ruego, merezcamos ser restituidos a la gracia. Amén.

Oración preparatoria para todos los días

Amabilísimo Jesús, divina luz que disipas las sombras de la ignorancia, camino seguro que conduce al feliz término de la gloria. Humildemente postrados ante tu divino acatamiento, te pedimos que así como escogiste a la seráfica madre Santa Catalina por discípula de tu soberana doctrina, sea nuestro maestro y nos ilumines para que conozcamos los despeñaderos del pecado, para evitarlos, y los rectos senderos de la virtud, para seguirlos. Esto te lo pedimos en esta novena, por los singulares méritos de tu amada esposa y que sea tu agrado nuestro culto y sacrificio. Amén.

Oración para todos los días

O Vino Jesús, en el sagrado madero de la cruz exaltado, para redimir al pecador ingrato y dar alivio a los sedientos con los sacros raudales que se desataron de las soberanas fuentes de vuestras llagas. Por aquel amor y caridad con que favorecisteis a la peregrina virgen Santa Catalina, grabando en sus delicadísimos pies, manos y costado vuestras santísimas llagas, haciendo participante de los dolores de vuestra pasión amarga, como en las dulzuras de la gloria. Apiádate amoroso y clemente, dueño de las almas, de ésta que, rendida como la Magdalena, se postra a vuestras plantas y por intercesión de esta esposa vuestra, comunicarme un vivo sentimiento del mal que ocasionó mi culpa. Lávame mis pies y

Rezos y oraciones

En este artículo te presentamos una serie de rezos y oraciones para fortalecer tu conexión con Dios y tu fe cristiana.

Rezo a Dios Padre

Ambos para que viva crucificado para el mundo y no me aparte de Ti, eres Señor mi corazón para que solo sabe Dios, alabe eternamente en la gloria. Amén.

Rezo al Padre Nuestro

Después de ir a la oración correspondiente que le corresponde a cada día, Padre nuestro que estás en el cielo, santificado sea tu nombre, venga a nosotros tu reino, hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo. Danos hoy nuestro pan de cada día, perdona nuestras ofensas como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden, no nos dejes caer en tentación y líbranos del mal. Amén.

Rezo a la Virgen María

En honor a la Virgen María, rezamos el Ave María:

Dios te salve, María, llena eres de gracia, el Señor es contigo. Bendita tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús. Santa María, madre de Dios, ruega por nosotros pecadores ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

Recuerda que la perseverancia en la oración es fundamental para fortalecer nuestra relación con Dios y alimentar nuestra espiritualidad. A través de estos rezos y oraciones, podemos encontrar paz y consuelo en nuestro camino cristiano.

Rezos y plegarias a la Virgen María

Contigo, bendita tú eres entre todas las mujeres,

y en dicho es el fruto de tu vientre, Jesús.

Santa María, madre de Dios, ruega por nosotros pecadores,

ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

El Ave María

Dios te salve, María, llena eres de gracia,

el Señor es contigo.

Bendita tú eres entre todas las mujeres,

y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.

Santa María, madre de Dios, ruega por nosotros pecadores,

ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

Gloria al Padre

Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo,

como era en el principio, ahora y siempre,

por los siglos de los siglos. Amén.

Día noveno: A las llagas del amado águila

Velaste como un serafín con alas de águila,

y en vuestras manos quedaron impresas.

Oración para el noveno día

Catalina, portento de la gracia singular,

favorecida con especial y sublimes dones del divino esposo,

te pedimos tu protección y amparo para aspirar a la perfección propia de nuestro estado.

Ayúdanos a cumplir fielmente los preceptos de Dios y de la Santa Iglesia,

y las obligaciones de nuestros respectivos estados.

Que todas nuestras acciones sean para la gloria de Dios y con la intención de santificarnos.

Que en nuestra muerte podamos vencer las tentaciones y los esfuerzos para perdernos.

Sé nuestra mediación para alcanzar una muerte santa y convertirla en el inicio de una vida inmortal en la gloria.

Amén.

Conclusiones finales

Estas palabras y alabanzas son un canto en honor al amor santo.

Eres la luz que ilumina nuestras vidas,

el lirio en el sagrado jardín.

Oye las oraciones de aquellos que confían en ti, con calma y fidelidad.

Queridos hermanos en la fe, hoy queremos hablarles sobre la protección y devoción a santa Catalina de Siena, una santa muy amada y venerada en la Iglesia católica. A continuación, les presentamos algunos aspectos destacados de su vida y su legado:

Santa Catalina de Siena, elegida por Jesús

Santa Catalina de Siena fue una mujer privilegiada, desde su nacimiento, fue agraciada con dones especiales. Desde muy temprana edad, demostró una gran devoción y amor por Jesús. Su vida estuvo marcada por una profunda entrega a la voluntad divina.

Un ejemplo de vida santa

La vida de Santa Catalina de Siena fue un claro reflejo de la vida de Jesús. Ella imitaba sus llagas y buscaba parecerse a Él en todo. Su deseo era ser una imagen clara de Jesús. Fue una mujer de profunda penitencia y generosa entrega a los demás.

Santa Catalina de Siena, una defensora de la caridad

La santa fue conocida por su gran caridad hacia los más necesitados. Su caridad trascendía los límites de lo material y alcanzaba el alma de las personas. Fue una verdadera heroína en la lucha contra el mal y el error.

La influencia de Santa Catalina de Siena

La influencia de Santa Catalina de Siena fue tan grande que hasta el Papa de Roma buscaba su consejo y oraciones. Su sabiduría y virtud eran reconocidas por todos. Con sus palabras y acciones, logró desterrar la discordia, la enfermedad y el pecado.

Promesa de Santa Catalina de Siena

Santa Catalina de Siena prometió que, en el cielo, intercedería por aquellos que recitaran su novena y pidieran su ayuda. Siempre estará allí para aquellos que buscan vivir según los preceptos divinos y desean crecer en virtud y amor a Dios.

Su vida nos enseña el valor de la entrega total a Dios y al prójimo. Que su intercesión nos ayude a crecer en nuestro camino de fe y a vivir según los preceptos divinos.

Santa de la paz, ruega e intercede a Dios y a la Virgen por la paz del mundo entero.

Oración a Santa Catalina de Siena

Omnipotente y eterno Dios, que a la gloriosa Santa Catalina de Siena honras con el especial favor de virginal pureza y heroica paciencia, y le concedes tantas victorias sobre los malignos espíritus y firme perseverancia en tu divino amor, te suplicamos humildemente que, siguiendo su ejemplo, nos guardemos de los engaños del mundo y triunfemos de las astucias de nuestros enemigos, para que así pasemos seguramente de este valle de miserias a la patria del eterno descanso por Cristo nuestro Señor, que con el Padre vive y reina en unidad del Espíritu Santo, Dios por todos los siglos de los siglos. Amén.

Oración a la seráfica Virgen Santa Catalina de Siena

O Santa admirable, gloriosa Santa Catalina, serafín en carne humana, cuán dichosa fuera mi alma si así, a imitación tuya, fuese todo a fuego para amar al altísimo Jesús, prisionero de amor en el augusto sacramento de nuestros altares. Pero ya que tengo la desgracia de ser tan frío en amar a quien tanto mi amor alcanza, te ruego, seráfica Virgen, que de tu dulce esposo y nuestro amante Señor, la inmerecida dicha de recibirle sacramentado encienda en mi corazón una chispa del fuego divino, para que, amándole cada día más, tenga la incomparable dicha de gozarle por toda la eternidad. Amén.

Oración a Santa Catalina de Siena para colaborar con oraciones para todos

Pro becaria capitular de la diócesis de Guayaquil, julio 18 de 1878.

Gracias por escuchar esta oración. Si te ha gustado, te invitamos a colaborar con oraciones para todos suscribiéndote a nuestro canal, dándole me gusta a este artículo y compartiéndolo. Y si deseas, escribe tus intenciones en los comentarios. ¡Gracias! ¡Dios los bendiga!

Artículos relacionados

Deja un comentario