9 NOVENA A NUESTRA SEÑORA DE CHIQUINQUIRÁ DIA NOVENO 9

El poder de la fe: La novena a Nuestra Señora de Chiquinquirá

Día Noveno: Iniciamos por la señal de la santa cruz

Jesús, mi señor y redentor, yo me arrepiento de todos los pecados que he cometido hasta hoy y me pesa de todo corazón porque con ellos he ofendido a un Dios tan bueno. Propongo firmemente no volver a pecar y confío en tu infinita misericordia, para que me concedas el perdón de mis culpas y me lleves a la vida eterna. Amén.

Oración para todos los días

Amadísima Virgen del Rosario de Chiquinquirá, madre y patrona de Colombia, nos acercamos a ti con profunda devoción y confianza en tu maternal protección e intercesión ante el Padre Celestial. Te imploramos por nuestra patria querida, para que todos los habitantes reconozcan la necesidad de tener a Dios en sus corazones y de obrar de acuerdo a su santa voluntad. Unidos a la voz de los que sufren, elevamos nuestro clamor al cielo para que Dios, a través de tu intercesión, nos bendiga con el don de la salud, la paz, la justicia, la misericordia y el amor. Del mismo modo en que atendiste el clamor de tu sierva María Ramos Temploramos, pedimos que escuches nuestras súplicas e intenciones. Amén.

Pide también con confianza la gracia que deseas obtener personalmente con esta novena.

Continuamos Día Noveno: La promesa de salvación

Como lo había prometido a nuestros padres en favor de Abraham y su descendencia por siempre, la promesa de salvación que se hizo a Abraham y a su descendencia continúa siendo vigente para cada uno de nosotros en nuestros tiempos. Tomemos cada posición de la realización de esta promesa, de tal modo que con nuestros actos de justicia, amor, benevolencia, fraternidad y respeto, recibamos los frutos del amor que aguardamos en nuestro corazón y hagamos visible el Reino de Dios en nuestra amada Colombia.

Con María, demos testimonio del fruto de su seno, Jesús, Salvador y Redentor, nuestro hermano en la historia de la salvación, que todos necesitamos para disfrutar del paraíso en la tierra.

A continuación, oramos un Padrenuestro, tres Avemarías y un Gloria:

Padre nuestro que estás en el cielo, santificado sea tu nombre, venga a nosotros tu reino, hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo. Danos hoy nuestro pan de cada día, perdona nuestras ofensas como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden, no nos dejes caer en tentación y líbranos del mal. Amén.

Dios te salve, María, llena eres de gracia, el Señor es contigo. Bendita tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús. Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo. Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

Oraciones a María

Salve María llena de gracia

Tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre Jesús. Santa María, madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

Gloria al padre y al hijo y al espíritu santo como era en el principio ahora y siempre por los siglos de los siglos amén.

Oración a la Virgen de Colombia

Gozos pues eres de los pecadores el consuelo y la alegría, oh madre clemente y pía. Escucha nuestros clamores. Reina madre de Colombia, de oro patrio coronada, es tu imagen renovada de tu pueblo regocijo de nueva.

Madre a tus hijos y escucha nuestros clamores por la paz y la alegría, pues eres de los pecadores el consuelo y la alegría, oh madre clemente y pía. Escucha nuestros clamores.

Oración final

María, madre de Dios y madre nuestra, dulce refugio y consuelo de todos los afligidos. Por aquella confianza y autoridad de madre con la que puedes presentar nuestros ruegos al Dios de la vida, ayúdanos a transformar nuestras vidas con la mediación del Santo Rosario y la novena que hoy te ofrecemos.

Que todos los que habitamos esta hermosa nación aportemos generosos para que las tinieblas de la corrupción y la desigualdad sean desterradas de nuestros corazones y la luz de Cristo brille con todo su esplendor por los siglos de los siglos. Amén.

Pide ahora por tus intenciones personales. Si deseas, compártelas en los comentarios.

Padre nuestro

Padre nuestro que estás en el cielo, santificado sea tu nombre. Venga a nosotros tu reino, hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo. Danos hoy nuestro pan de cada día, perdona nuestras ofensas como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden, no nos dejes caer en tentación.

Rezo del Rosario

Dejamos tres padres nuestros, tres avemarías y tres glorias. Haz la oración y los rezos con mucha fe.

En este artículo aprenderás el poderoso rezo del Padre Nuestro, una oración fundamental en la fe cristiana. Acompáñanos y descubre cómo esta plegaria nos conecta con Dios y nos ayuda en nuestra vida espiritual.

El significado del Padre Nuestro

El Padre Nuestro es una oración que nos enseñó Jesús en el Evangelio de Mateo (6:9-13). Consta de siete peticiones que expresan nuestras necesidades, deseos y anhelos ante Dios, nuestro Padre celestial.

Padre nuestro que estás en el cielo, santificado sea tu nombre.

Esta primera petición nos recuerda la importancia de reconocer a Dios como Padre y honrar su santo nombre. Nos invita a acercarnos a Él con reverencia y humildad, reconociendo su poder y majestad.

Venga a nosotros tu reino, hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo.

En esta segunda petición, pedimos que el reino de Dios sea establecido en nuestros corazones y en el mundo. Anhelamos que su voluntad se cumpla tanto en el cielo como en la tierra, buscando alinear nuestra vida con los planes divinos.

Danos hoy nuestro pan de cada día.

La tercera petición nos invita a confiar en la providencia de Dios y a pedirle las necesidades básicas de nuestra vida diaria. Reconocemos que dependemos de Él para el sustento y le pedimos que nos provea lo necesario.

Perdona nuestras ofensas, como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden.

En esta cuarta petición, reconocemos nuestra condición de pecadores y pedimos perdón a Dios por nuestras faltas. A su vez, nos comprometemos a perdonar a quienes nos han hecho daño, mostrando así el amor y la misericordia que Dios nos ha mostrado.

No nos dejes caer en tentación, y líbranos del mal.

La quinta petición nos invita a pedir la protección de Dios frente a las tentaciones y los peligros espirituales. Imploramos su ayuda para alejarnos del pecado y nos encomendamos a Él para librarnos del mal que nos acecha.

Otras oraciones importantes

En la tradición cristiana, también encontramos otras oraciones poderosas que nos ayudan en nuestro camino espiritual:

El Ave María

El Ave María es una oración a la Virgen María que nos recuerda su especial papel en la historia de la salvación. La honramos como la madre de Jesús y le pedimos su intercesión en nuestras necesidades.

Gloria al Padre

La oración del Gloria al Padre alaba y glorifica a la Santísima Trinidad: Padre, Hijo y Espíritu Santo. Esta oración es una expresión de adoración y reconocimiento del poder y la grandeza de Dios.

Artículos relacionados

Deja un comentario