8 Novena a San Miguel Arcángel DIA 8 para peticiones urgentes y protección

La poderosa Novena a San Miguel Arcángel: Peticiones urgentes y protección divina

Un cordial saludo a todos. Hoy vamos a realizar la novena a San Miguel Arcángel, una poderosa oración para peticiones urgentes y protección.

Día 8 de la novena

En este día, comenzamos por hacer la señal de la Santa Cruz y rezamos el Acto de Contrición para pedir perdón por nuestros pecados.

Acto de Contrición

Señor mío Jesucristo, Dios y Hombre verdadero, creador y redentor mío, por ser Vos quién sois, bondad infinita, y porque os amo sobre todas las cosas, me pesa de todo corazón haberos ofendido. También me pesa porque podéis castigarme con las penas del infierno. Animado con tu divina gracia, propongo firmemente nunca más pecar, confesarme y cumplir la penitencia que me fuera impuesta para el perdón de mis pecados. Amén.

Oración a San Miguel Arcángel

Soberano arcángel San Miguel, santísimo príncipe de la corte celestial, ¿quién no podría ser tu devoto pagando así a tus devotos? ¿Quién nos serviría con tanto cuidado si, de esta manera, pagaras los servicios que te hacen? Más para que yo sepa que basta saber el amor que me tienes y al cual no puedo corresponder con igual amor, te pido que me sirvas. No es necesario prometerme nuevos favores, con los ya otorgados me tienes más que obligado de lo que podría jamás pagar ni reconocer. Pero ya que no puedo con obras responder a tantas mercedes recibir, palabras y afectos gracias te doy, excelso y sublime espíritu, porque defendiste la honra y la gloria de mi Señor Jesucristo y por todos los servicios en toda la vida le hicisteis a él y a su santísima madre.

Agradecimiento a San Miguel Arcángel

Gracias te doy por el ángel que has destinado a mi guarda y por los otros servicios generales y particulares que por ti mismo o por medio de tus ángeles me has otorgado, los cuales no conozco suficientemente en esta vida ni los puedo dignamente agradecer. Por ello pido y suplico al ángel de mi guardia que en mi nombre te lo agradezca, y también lo que has hecho por la humanidad y por la Santa Iglesia, de la cual soy miembro.

Petición de ayuda y protección

Me alegro de todos los privilegios, gracias, prerrogativas, dignidades y dones naturales y sobrenaturales con los que el Señor te ha honrado y enriquecido, y doy al Señor eternas gracias por ello. Porque así quiero exaltarte, defendeme o valiosísimo capitán de los ejércitos de Dios. Envía mi socorro a tus soldados para que me defiendan de los demonios y no me rinda a sus combates y tentaciones. Manda a tus ángeles que me guíen para que no ande errado y que me alumbren para que no ande ciego, y que pongan sus manos para que no tropiecen mis pies en el camino peligroso de la vida.

Petición final

Asísteme con tus ángeles en el momento de mi muerte y alcánzame del Señor contrición verdadera de mis culpas para que presente mi alma ante tu tribunal, merezca ser presentada por tus manos ante el tribunal de la Santísima Trinidad y entrar en la posesión de la vida eterna. Amén.

La gloria de alabar al Señor

Para siempre y con eternas gracias, alabamos al Señor por haber obtenido, con su intercesión, la aventura de la fe.

Oración al octavo día

Oh Dios y Señor de los querubines, que estás adornado con perfectísima sabiduría, te ofrecemos los merecimientos de los sapientísimos espíritus y de San Miguel, príncipe de los sabios del cielo. Por él, enseña a tu iglesia las verdades que necesita saber, para que aprendamos a temer a Martos, que es la mayor sabiduría. Concédenos, en esta novena, lo que te pedimos, para mayor honra y gloria tuya. Amén.

Pedimos un favor particular a San Miguel

Rezamos nueve Padres Nuestros, nueve Avemarías y el Gloria en reverencia de los nueve coros de los ángeles y del caudillo de todos, Miguel.

Padre Nuestro

Padre nuestro que estás en el cielo, santificado sea tu nombre. Venga a nosotros tu reino. Hágase tu voluntad así en la tierra como en el cielo. Danos hoy nuestro pan de cada día. Perdona nuestras ofensas, como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden. No nos dejes caer en la tentación y líbranos del mal. Amén.

Padre nuestro que estás en el cielo, santificado sea tu nombre. Venga a nosotros tu reino. Hágase tu voluntad así en la tierra como en el cielo. Danos hoy nuestro pan de cada día. Perdona nuestras ofensas, como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden. No nos dejes caer en la tentación y líbranos del mal. Amén.

Padre Nuestro, la oración más importante para los cristianos

Hágase tu voluntad así en la tierra como en el cielo. Danos hoy nuestro pan de cada día. Perdona nuestras ofensas como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden. No nos dejes caer en la tentación y líbranos del mal. Amén.

La oración a la Virgen María para pedir su intercesión

Dios te salve María, llena eres de gracia. El Señor está contigo. Bendita tú eres entre todas las mujeres y bendito sea el fruto de tu vientre Jesús. Santa María, madre de Dios, ruega por nosotros pecadores ahora y la hora de nuestra muerte. Amén.

Conclusiones

En este blog religioso hemos reflexionado sobre dos oraciones fundamentales para los cristianos. El Padre Nuestro nos enseña a dirigirnos a Dios como nuestro Padre celestial, poniendo en sus manos nuestras necesidades y rogándole su perdón. Por otro lado, la oración a la Virgen María nos permite pedir su intercesión ante el Señor, reconociendo su papel como madre de Jesús y protectora de los fieles.

Estas oraciones son una guía espiritual para fortalecer nuestra relación con Dios y buscar su voluntad en nuestra vida. A través de ellas, encontramos consuelo, perdón y protección. Rezar es un acto de fe y confianza en el amor infinito de Dios.

Te invitamos a incorporar estas oraciones en tu vida diaria, dedicando unos minutos a conectar con lo divino y expresar tus sentimientos y necesidades. Recuerda que Dios siempre está dispuesto a escucharte y acompañarte en tu camino espiritual. ¡Que la paz de Cristo esté contigo!

Rezos a María, madre de Dios

María, madre de Dios, ruega por nosotros pecadores ahora y en la hora de nuestra muerte, amén.

Dios te salve María, llena eres de gracia, el Señor está contigo. Bendita tú eres entre todas las mujeres y bendito sea el fruto de tu vientre Jesús.

Santa María, madre de Dios, ruega por nosotros pecadores ahora y en la hora de nuestra muerte, amén.

Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo, como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos, amén.

Oración a San Miguel Arcángel

Ruega por nosotros, beatísimo San Miguel, príncipe de la Iglesia de Cristo, para que seamos dignos de las promesas de Dios.

Príncipe glorioso y eximio San Miguel, capitán y caudillo de los ejércitos celestiales, recibidor de las almas, vencedor de los malignos espíritus, ciudadano del Señor y gobernador después de Jesucristo de la Iglesia de Dios, de gran excelencia y virtud.

Vibra a todos los que te llamamos y haznos aprovechar en el servicio de Dios por tu precioso oficio y dignísima intercesión.

Ruega por nosotros, querido San Miguel, príncipe de la Iglesia de Cristo, para que seamos dignos de las promesas de Dios.

Oración:

Todopoderoso y sempiterno Dios, que por tu gran clemencia para la salud humana nombraste al glorioso y eximio San Miguel Arcángel, maravillosamente, por príncipe de la Iglesia, concedes que por su saludable protección merezcamos ser defendidos de todos los enemigos y en la hora de nuestra muerte, libres y salvos seamos presentados a tu divina y soberana majestad, por Jesucristo nuestro Señor, amén.

A continuación, alentando la confianza con las palabras que le dictara el propio afecto o con los afectos que le diera la propia devoción, pedirá a San Miguel el favor particular que desea y dirá esta conmemoración.

Conmemoración:

Oh glorioso príncipe, arcángel San Miguel, que os acordáis de nosotros aquí y en todo lugar, rezad siempre al Hijo de Dios por nosotros. Aleluya, aleluya.

A los ojos de los ángeles cantaré a Ti, oh Dios, y adoración hacia tu santo templo y confesaré tu nombre.

Oremos:

O Dios, que en una orden maravilloso has creado los ministerios de los ángeles y a los hombres, haz que tus santos ángeles, que están a tu servicio en todo momento, nos socorran a los que estamos aquí en la tierra, por nuestro Señor Jesucristo, amén.

Oración a Nuestra Señora

Conmemoración:

A Nuestra Señora, Santa María,

Socorre a los miserables, ayuda a los pobres, conforta a los que lloran.

Ora por tu pueblo, interviene por el clero, intercede por las devotas mujeres.

Que experimenten tu ayuda todo lo que celebran su festividad.

Ruega por nosotros, Santa Madre de Dios, para que seamos dignos de alcanzar las promesas de nuestro Señor Jesucristo, amén.

Oremos:

Concede, Señor y Dios nuestro, a aquellos que somos tus siervos, gozar de perpetua salud de alma y cuerpo, y que por la gloriosa intercesión de la bienaventurada siempre Virgen María, nos libremos de

Puntos suspensivos...

Conmemoración a San Rafael

Yo soy el arcángel San Rafael que asiste siempre delante del trono de Dios para bendecirlo y contar todas sus maravillas. ¡Aleluya! Se puso un ángel cerca del altar del templo con un incensario de oro en la mano.

Oremos: Oh Dios, que en tu bondad enviaste a tu siervo Tobías al arcángel San Rafael para que fuese su compañero en sus caminos y buen consejero. Ruega por nosotros, tus siervos, para que seamos protegidos por este mismo arcángel y auxiliados por él en todo momento. Amén.

Conmemoración de San Ignacio

Viene este siervo bueno y fiel porque ha sido fiel en lo poco. "Entra en el gozo de tu Señor". Nuestro Dios lo guió por caminos de justicia y le reveló el Reino de Dios.

Oremos: Oh Dios, que enviaste a la Iglesia militante una nueva ayuda por medio del bienaventurado San Ignacio, para propagar la mayor gloria de tu nombre. Concédenos que, luchando nosotros a ejemplo suyo y mediante su intercesión en la tierra, merezcamos ser coronados juntamente con él en el cielo. Por nuestro Señor Jesucristo, amén.

Conmemoración de San Francisco Javier

Despreció el mundo y sus riquezas y todas las cosas terrenales. El Señor lo amó y lo vistió de gloria.

Oremos: Oh Dios, que tanto te complace los milagros y la buena realización de tu siervo Francisco Javier en la unión de las Indias a la Santa Iglesia. Concédenos venerar sus gloriosos méritos y seguir su ejemplo y sus virtudes. Por nuestro Señor Jesucristo, que vive y reina en la unidad del Espíritu Santo, por los siglos de los siglos. Amén.

Finalización de la novena

En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén. Gracias por acompañarnos en esta novena. Colabora con oraciones para todos suscribiéndote a este canal, dando me gusta a este artículo y compartiéndolo. Déjanos tus comentarios e intenciones, y los estaremos leyendo. ¡Gracias, gracias, gracias! Que Dios los bendiga.

Artículos relacionados

Deja un comentario