8 NOVENA A SAN EMIGDIO   Abogado especial contra los temblores de tierra DIA OCTAVO 8

San Emigdio: Protector infalible ante los temblores de tierra en la devota novena

San Emigdio, obispo y mártir, es conocido como el abogado especial contra los temblores de tierra. En esta novena, buscamos la protección de la divina misericordia para que nos libre de este azote. A través de la intercesión de San Emigdio, buscamos conseguir lo que pedimos en esta novena.

La importancia de la preparación espiritual

La exposición más necesaria para conseguir lo que pedimos en esta novena es procurar la amistad y gracia divina, purificando el alma de culpas mediante el sacramento de la penitencia. Es importante comenzar la novena comulgando para que nuestra oración sea más eficaz. El ayuno corporal eleva el alma y el acto de contemplar las cosas divinas, haciéndola más efectiva.

La eficacia de la oración, el ayuno y la limosna

El ayuno y la limosna son obras satisfactorias que acompañan a la oración en esta novena. Estas tres prácticas - oración, ayuno y limosna - son efectivas disposiciones para que Dios mire con ojos de piedad durante los días de la novena. Además, la limosna libera de la muerte y limpia de culpas, permitiéndonos encontrar la misericordia divina. Si no podemos ayunar, podemos realizar otras obras de súper erogación bajo la guía de nuestro confesor o padre espiritual.

El lugar y el momento oportuno para hacer la novena

Para hacer esta novena, se recomienda visitar el altar o capilla del santo. Si no es posible, se puede hacer la oración delante de una imagen del santo o del Santísimo Sacramento, o incluso en un lugar devoto de nuestra casa. El tiempo más oportuno para hacer esta novena es cuando hay amenazas de terremotos, aunque se puede hacer cada año en uno de tres tiempos: el 5 de agosto, el 12 de marzo y el 12 de abril, días importantes en la vida de San Emigdio.

En este blog encontrarás una recopilación de rezos, oraciones y plegarias cristianas. Estas palabras te ayudarán a fortalecer tu fe y conectarte con Dios en momentos de reflexión y adoración.

La importancia de la oración diaria

La oración diaria es fundamental para todo creyente cristiano. Es un momento de comunión con Dios y una oportunidad para presentar nuestras peticiones y agradecimientos. Es importante que te tomes un tiempo cada día para elevar tus oraciones al Señor.

La novena

La novena es una forma especial de oración que se realiza durante nueve días consecutivos. En esta novena, se rezará un credo en reverencia a la pasión de Cristo, así como peticiones especiales al santo patrón o intercesor.

Destáca

Al final de cada día de la novena, se incluyen dos oraciones: una dirigida al santo para pedir su intercesión ante el Señor y otra a nuestro Señor, para que por los méritos del santo, nos conceda lo que le pedimos.

Luego de estas oraciones, se rezarán tres veces el padrenuestro, el avemaría y el gloria.

Los gozos al santo

Los gozos al santo son una forma de alabar y adorar al santo patrón. Se incluye la antífona y oración propia del santo. Estos gozos se leen durante su fiesta en diferentes ciudades donde es patrón.

La bendición de San Emítio

La bendición de San Emítio es una poderosa invocación que puede ser utilizada en momentos de dificultad, como la peste, la guerra, los rayos y los temblores. Se busca la protección y el amparo del santo en estas situaciones.

La historia de Shane y su fortaleza en la fe cristiana

En tiempos de persecución, Shane fue sometido a diversas tentaciones para renunciar a su fe católica. El tirano que lo acosaba intentó seducirlo, pero Shane se mantuvo firme en su creencia. A pesar de las amenazas y promesas, él confesó constantemente su fe en Dios.

A través de su astucia diabólica, el tirano ideó un plan para hacer que Shane renunciara a su fe. Metió al retrete de su hija, esperando que al ver su belleza y gentileza, Shane se sintiera atraído y renunciara a su fe católica. Sin embargo, ocurrió todo lo contrario, ya que Shane se mantuvo fiel a sus convicciones.

Pese a las artimañas del tirano, Shane permaneció firme.

El tirano intentó convencer a Shane a través de razones falsas, incluso llegó a involucrar a la policía para hacerle creer testimonios en contra de la fe cristiana. Sin embargo, la sabiduría de Shane prevaleció y abrazó aún más su fe católica. Finalmente, murió como un santo.

Oración para todos los días de la novena

Querido Jesús, clemente y redentor de nuestras almas, te suplicamos con humildad y gratitud. Tú, que a través de tu crucifixión moviste todo el mundo, te pedimos que nos ayudes a reconocer y arrepentirnos de nuestros pecados. No permitas que crucifiquemos tus enseñanzas nuevamente. Al mirar tu ira justa hacia nuestros errores, nosotros, que tememos tu poder, te rogamos que muestres tu compasión y amor. Permítenos experimentar tu misericordia y sanación, y confiamos en alcanzarla a través de tu infinita piedad. Amén.

Credo - Nuestra confesión de fe

Creo en Dios Padre, todopoderoso, creador del cielo y de la tierra.
Creo en Jesucristo, su único Hijo, nuestro Señor, quien fue concebido por el Espíritu Santo, nació de la Virgen María, padeció bajo el poder de Poncio Pilato, fue crucificado, muerto y sepultado. Descendió a los infiernos, al tercer día resucitó de entre los muertos, subió a los cielos y está sentado a la derecha de Dios Padre. Desde allí vendrá a juzgar a los vivos y a los muertos.
Creo en el Espíritu Santo, la Santa Iglesia Católica, la comunión de los santos, el perdón de los pecados, la resurrección de la carne y la vida eterna. Amén.

Acto de fe y caridad

Creo en Dios Padre, creo en Dios Hijo, creo en Dios Espíritu Santo, creo en la Santísima Trinidad y en todo lo que la Santa Iglesia Católica Romana confiesa y cree. Es la voluntad de Dios que todos los seres humanos y ángeles te amen, como tú te amas a ti mismo. Señor, te pedimos que nos bendigas siempre con la bendición del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

Reflexión sobre el octavo día de la novena

En el octavo día, recordamos a los ángeles y a su fiel servicio a la humanidad. En particular, honramos a aquellos ángeles que son confesores de la fe y protectores de aquellos de nosotros que seguimos a Dios. Su pureza angelical trasciende nuestras palabras, pero podemos reconocer y agradecer su compromiso y lealtad hacia nuestra fe.

Los ángeles confesores y protectores son ejemplos de devoción a Dios.

Aunque nuestra alabanza es limitada para describir su pura naturaleza, es importante destacar su importante papel en proteger y fortalecer nuestra fe. Su conexión con lo divino es admirable y nos anima a seguir su ejemplo en nuestra vida diaria.

Durante esta novena, reflexionemos sobre la importancia de los ángeles y su papel como confesores de la fe. Oremos para que sigan intercediendo por nosotros y fortaleciendo nuestra relación con Dios.

Plegaria de conversión y fortaleza

Bendice a las persuasivas amorosas de aquella hermosura que con caricias y lisonjas te halaga. Va a que dejará la fe de Cristo. Vos haces de las delicias de su tálamo, sino que con raro ejemplo vencida a las razones de su sabiduría y despreciado en los afectos de su voluntad y enamorada la sacaste de las tinieblas de la idolatría y la trajiste a las luces de la fe católica. Bendito sea eternamente el Señor que por tu medio de las tinieblas saca la luz y te dio tanta constancia para confesar la fe y tanta gracia para convertir la gentilidad. Y pues tanto agradas te al Señor en estas acciones tan heroicas alcanzan los de suma esta santísima gran fortaleza para mantenernos firmes en la fe y para hacer ni zetas en la castidad convirtiendo el amor de Dios a los que nos la quisieron violar, así lo confiamos de tu intercesión. Amén.

Oraciones al Padre Nuestro y Ave María

Padre nuestro que estás en el cielo, santificado sea tu nombre. Venga a nosotros tu reino. Hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo. Danos hoy nuestro pan de cada día. Perdona nuestras ofensas como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden. No nos dejes caer en tentación y líbranos del mal. Amén.

Padre nuestro que estás en el cielo, santificado sea tu nombre. Venga a nosotros tu reino. Hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo. Danos hoy nuestro pan de cada día. Perdona nuestras ofensas como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden. No nos dejes caer en tentación y líbranos del mal. Amén.

Padre nuestro que estás en el cielo, santificado sea tu nombre. Venga a nosotros tu reino. Hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo. Danos hoy nuestro pan de cada día. Perdona nuestras ofensas como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden. No nos dejes caer en tentación y líbranos del mal. Amén.

Dios te salve María llena eres de gracia, el Señor es contigo. Bendita tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús. Santa María, madre de Dios, ruega por nosotros pecadores ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

Dios te salve María llena eres de gracia, el Señor es contigo. Bendita tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús. Santa María, madre de Dios, ruega por nosotros pecadores ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

Dios te salve María llena eres de gracia, el Señor es contigo. Bendita tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús. Santa María, madre de Dios, ruega por nosotros pecadores ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo. Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

Amén y gloria al Padre, Hijo y Espíritu Santo

Amén gloria al padre y al hijo y al espíritu santo, como era en el principio ahora y siempre por los siglos de los siglos, amén.

Gloria al padre y al hijo y al espíritu santo, como era en el principio ahora y siempre por los siglos de los siglos, amén.

Oración diaria correspondiente al octavo día de la novena

Dios y Señor, amador de la pureza y castidad, ayúdanos con especial gracia para conseguir este soberano don que nadie lo tiene si tú no lo das. Y para esto, danos está a lahorecimiento a la torpeza cuya fealdad oscurece la razón que antes adesc amos la muerte que quebrante mos tu santa ley en pensamientos, palabras u obras contra la virtud de la castidad. Mira Señor los méritos de tu fiel siervo sane metió en esta virtud y por su intercesión danos auxilios para apartarnos de todas las ocasiones de torpeza y que cada uno conserve la virtud de la castidad según su estado. ¡Así lo esperamos de tu clemencia infinita! Que sea eternamente alabada, amén.

La importancia de la castidad

La castidad es una virtud fundamental en la vida cristiana. Nos llama a vivir una vida pura y sin mancha, a alejarnos de las tentaciones y a conservar nuestra pureza según nuestro estado de vida.

La castidad es una virtud que debemos cultivar con la ayuda de Dios y de su fiel siervo, santo Tréveris. Él fue un ejemplo de pureza y castidad, y su intercesión puede ayudarnos a seguir sus pasos.

Los milagros de Tréveris

Tréveris fue conocido por sus poderosos milagros que demostraban la presencia de Dios en su vida. Muchos paganos se convirtieron a la fe cristiana a través de sus acciones milagrosas.

Entre los milagros más destacados de santo Tréveris se encuentran la curación de enfermedades, la conversión de numerosos paganos y la destrucción de ídolos. Su vida fue un testimonio vivo del poder de Dios y de la importancia de vivir en pureza y castidad.

San Tréveris, protector de los afligidos

San Tréveris también se destaca como protector de los afligidos. Muchas personas acudían a él en busca de ayuda y consuelo en tiempos de dificultades.

Bancos ciegos y tullidos encuentran en ti remedio, pues eres un poderoso medio para amparar a los afligidos. Tus milagros han dado esperanza y sanación a aquellos que sufren, y tu intercesión puede traer consuelo a quienes más lo necesitan.

Flor, el tirano, quiso bajar, pero llegaste a lograr 10 c de clave. El olor, tu triunfo, fue mayor que su poder infernal. Guarda a tus devotos en tiempo de tanto mal con rigor más que inhumano. Te cortaron la cabeza que, con bizarra fineza, llevaste en tu mano. ¡Prodigio muy soberano y entre todos principal! Guarda a tus devotos en tiempo de tanto mal. En Nápoles eres venerado con afecto y votos, patrón contra terremotos y con prodigios confirmado. Sé pues, también, abogado de esta ciudad en general. Guarda a tus devotos en tiempo de tanto mal. Pues eres arco celestial que emitió en los terremotos. Guarda a tus devotos en tiempo de tanto mal.

Oraciones Finales

Antífona: Bienaventurado San Emetrio, con tus labios has destruido el culto idolátrico. Anticristo te engendró en la fe y fielmente te la conservó. Su lucha fue coronada al ser decapitado y tu preciosa sangre al horno. Tu triunfo, jaculatoria: "la tierra tembló y se ha quieto mientras nosotros rezamos a San Emetrio."

Oremos

Omnipotente y misericordioso Dios, que para destruir la impiedad de los cielos has promovido al bienaventurado Emetrio para que interceda ante el temblor de la tierra y confirme en la fe a los cristianos con señales prodigiosas. Por su admirable virtud, líbranos del flagelo del terremoto. Por Jesucristo nuestro Señor. Amén.

Bendición de San Emetrio contra Terremotos

El Señor te bendiga y te guarde, te manifieste su agradable rostro y tenga misericordia de ti. Convierta hacia ti y su semblante te dé paz y salud. El Señor bendiga esta casa y a todos los que habitan en ella, y los libre del ímpetu del terremoto por el nombre y virtud de Jesús. Amén.

Invocación Contra Pestes, Guerras, Rayos y Temblores

La verdadera sangre de nuestro Señor Jesucristo, que solo representado en Egipto libró a los israelitas de las manos de los egipcios, nos libre de la peste, de la guerra, de los rayos y temblores, y de todos nuestros enemigos. Amén.

Oración Santo Dios

Santo Dios, Santo Fuerte, Santo Inmortal, líbranos, Señor, de todo mal. En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

Artículos relacionados

Deja un comentario