6  NOVENA A SANTA MARIANA DE JESÚS PAREDES Y FLORES DIA SEXTO

La poderosa intercesión de Santa Mariana de Jesús Paredes: Sexto día de la novena

Novena a Santa Mariana de Jesús Paredes y Flores

Día primero

Acto de contrición: Señor mío Jesucristo crucificado por mi amor, que no quieres la muerte al pecador sino que se convierta a ti y viva la verdadera vida de gracia, ten misericordia y perdóname. Por tu sagrado corazón, manantial de bondad y mansedumbre, detesto todas las innumerables culpas que he cometido hasta el presente. Antes morir que pecar. Amén.

Día quinto

Oración para todos los días: Dócil y puntual en poner en práctica las lecciones sobre la oración, Santa Mariana de Jesús, alcanza para mí la humildad y docilidad para vivir ajeno de ilusiones y llegar al grado de oración deseado por la divina majestad de Jesús. Amén.

Segunda oración para todos los días:

Benditos seáis, Dios mío, uno en esencia y trino en personas. Por las innumerables gracias concedidas a la bienaventurada Mariana de Jesús en el decoro de su ejemplar y santa vida, y por los beneficios singulares que hacéis a los que la invocan con fe viva, especialmente en tribulaciones como las pestes y terremotos. Dispensad, Señor, a todos sus verdaderos devotos las mercedes que os pidan por su intercesión y no neguéis la que solicito en esta novena si ha de servir para mi eterna salvación. Amén.

Continuamos rezando las tres partes del Padre Nuestro, Avemaría y Gloria al Padre.

Nuestro Padre que estás en el cielo, santificado sea tu nombre. Venga a nosotros tu reino. Hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo. Danos hoy nuestro pan de cada día. Perdona nuestras ofensas como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden. No nos dejes caer en tentación y líbranos del mal. Amén.

El Padre Nuestro

El Padre Nuestro es una oración fundamental en el cristianismo. En ella, reconocemos la divinidad de Dios y le pedimos que su voluntad se cumpla tanto en la tierra como en el cielo. Además, solicitamos su provisión diaria, su perdón y su protección contra la tentación y el mal.

El Padre Nuestro es una oración poderosa que nos conecta con la voluntad divina y nos fortalece espiritualmente.

El Ave María

El Ave María es una oración dedicada a la Virgen María, madre de Jesús. En ella, la llamamos llena de gracia y le pedimos que ruegue por nosotros pecadores, tanto en vida como en el momento de nuestra muerte.

El Ave María es un rezo que nos acerca a la figura de María, quien nos guía y protege en nuestro camino de fe.

La Gloria

La Gloria es una oración que alaba la Santísima Trinidad: Padre, Hijo y Espíritu Santo. Por medio de ella, reconocemos la divinidad de Dios y su eterno reinado.

La Gloria es una forma de darle gracias a Dios y exaltar su grandeza y poder.

Peticiones a Santa Mariana de Jesús

Santa Mariana de Jesús fue una beata y virgen ecuatoriana conocida por su vida de castidad virginal y penitencia. A través de sus méritos e intercesión, podemos pedirle que nos ayude a alejarnos de los vicios y nos guíe hacia la perfección en Cristo.

Santa Mariana de Jesús es una poderosa intercesora que nos ayuda en nuestra búsqueda de una vida más santa y cercana a Dios.

Oración por la gracia de una vida sin ofensas

Henos aquí postrados a tus pies, implorando piedad para que, por tus grandes merecimientos, por aquella virginal inocencia, por aquel candor angelical con el que tu divino esposo nos adornó y enriqueció, nos consigas la gracia de pasar una vida, sino tan inocente como la tuya, al menos sin ofensa grave del Señor, lavando nuestras culpas y defectos en las saludables fuentes de la penitencia y cumpliendo exactamente la ley santa del Señor y las obligaciones de nuestro estado, para que podamos al fin de nuestros días ser plantas agradables al Señor y dignas de ser colocadas en los jardines eternos del cielo. Amén.

Padre Nuestro

Padre nuestro que estás en el cielo, santificado sea tu nombre. Venga a nosotros tu reino. Hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo. Danos hoy nuestro pan de cada día. Perdona nuestras ofensas, como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden. No nos dejes caer en tentación, y líbranos del mal. Amén.

Ave María

Dios te salve María, llena eres de gracia. El Señor es contigo. Bendita tú eres entre todas las mujeres, y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús. Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros, pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

Gloria

Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo. Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.


Nota: Este artículo contiene oraciones y plegarias fundamentales en la tradición cristiana. Recomendamos utilizarlas como guía en tus momentos de reflexión y conexión con Dios.

Santa Mariana de Jesús: Una intercesora celestial

Santa Mariana de Jesús, esposa amada del divino corazón, ruega por nosotros. Eres una azucena de celestial fragancia, una virgen de angelical modestia y un jardín lleno de perfumadas virtudes. Tú, que fuiste mártir de amor junto a Jesús crucificado, ruega por nosotros y acompáñanos en nuestro camino de fe.

Un ejemplo de vida santa

Mariana de Jesús fue una mártir de amor y una generosa defensora de la cruz. Su vida fue un ejemplo de pobreza evangélica, castidad y perfecta obediencia. Como amante apasionada de Jesús sacramentado, nos enseñó el fervor en la misa y la comunión. Además, dedicó su vida a proteger y ayudar a los más necesitados, siendo una apóstol de la infancia desvalida y una dulce protectora de los indígenas.

Un modelo de inspiración

Santa Mariana de Jesús también fue un ángel del hogar cristiano. Su vida de caridad y entrega nos motiva a ser mejores seguidores de Cristo. Todos podemos aprender de su amor incondicional y su devoción a Dios. Ella es la gloria purísima de nuestra patria y el sostén de nuestro pueblo.

Una intercesora por nuestra patria

Oremos a Santa Mariana de Jesús para que interceda ante el Señor por nuestra patria. Que su fervorosa y continua oración alcance la restauración de la fe en nuestros corazones y en nuestra sociedad. Que la virtud y las buenas costumbres vuelvan a nuestros hogares. Que nuestra niñez sea protegida del laicismo y que nuestras vidas sean regidas por las normas del evangelio.

O, Santa Mariana de Jesús, intercede por nosotros y defiéndenos de los enemigos de la fe. Preserva nuestra patria del contagio de errores que buscan dividirnos y alejarnos de Dios. Que el heroico sacrificio que hiciste por nuestra patria sea el fundamento de una sociedad más justa y cristiana. Que el orden, la paz y la concordia guíen nuestro camino. Amén.

Para leer más artículos inspiradores, sigue visitando nuestro blog religioso cristiano.

Oración por la prosperidad y la defensa de la Iglesia

En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, amén.

Gracias por escuchar esta oración. Si te ha gustado, te invitamos a colaborar con nosotros mediante la escritura de oraciones para todos.

Suscríbete y comparte

Te invitamos a suscribirte a nuestro canal para recibir más contenidos relacionados con la fe y la espiritualidad. Además, dános tu apoyo dándole me gusta a este artículo y compartiéndolo con tus amigos y seres queridos.

Comparte tus intenciones

Si deseas compartir tus intenciones o pedir una oración especial, te invitamos a escribir tus peticiones en los comentarios. Estaremos encantados de acompañarte en tus necesidades espirituales.

Gracias, gracias, gracias. Que Dios te bendiga y te guíe en tu camino de fe. Amén.

Artículos relacionados

Deja un comentario