5 NOVENA MILAGROSA A LA VIRGEN SANTÍSIMA PIDIENDO UN HIJO Día Quinto Para quedar embarazada

La Novena de la Virgen Santísima: Una Oración Poderosa para Concebir un Hijo

Se recomienda hacer la novena ambos esposos en lo posible y, mejor aún, con otros matrimonios. Para comenzar cada día, es importante hacer la señal de la cruz y después una oración pidiendo el arrepentimiento de nuestros pecados.

Acto de contrición

"Te envío de mi, Señor, por tu bondad, por tu gran compasión. Borra mis faltas, crea en mí, Dios mío, un corazón puro y renueva la firmeza en mi espíritu. No me arrojes lejos de tu presencia, ni retires de mí tu Santo Espíritu".

Nuestra Señora de la Dulce Esperanza

Ruega al Padre por la intención de esta novena y por nuestros hijos.

Lectura bíblica

Día Quinto: Nuestro hijo, plan de amor de Dios Padre.

Lectura en Lucas, capítulo 2, versículos 41 y del 46 al 50.

Versículo 41: "Sus padres acostumbraban ir a Jerusalén todos los años a la fiesta de Pascua".

Versículos del 46 al 50: "Aconteció que después de tres días le hallaron en el templo, sentado en medio de los maestros, escuchándolos y haciéndoles preguntas. Y todos los que le oían estaban asombrados de su entendimiento y de sus respuestas. Cuando sus padres le vieron, se quedaron maravillados, y su madre le dijo: 'Hijo, ¿por qué nos has tratado de esta manera? Mira, tu padre y yo te hemos estado buscando llenos de angustia'. Entonces él les dijo: '¿Por qué me buscáis? ¿Acaso no sabéis que me era necesario estar en la casa de mi Padre?' Pero ellos no entendieron las palabras que él les había dicho".

Reflexión

Durante los años de su vida oculta en Nazaret, Jesús vivía sujeto a ellos, sujeto a María, pero también sujeto a José, porque éste hacía las veces de padre ante los hombres. Por eso, el hijo de María era considerado también por la gente como el hijo del carpintero. Cuando el evangelista nos dice que ellos, José y María, no entendieron lo que les decía, pone de relieve que aún su madre vivía en la intimidad con el misterio de Jesús, hijo de Dios, solo por medio de la fe. ¡Feliz la que ha creído!

Oración

"Jesús, concédenos comprender, con la ayuda de tu gracia, aquellas cosas y situaciones que se nos van presentando en la vida. María, madre de los vivientes, que acogisteis la vida en nombre de todos y para el bien de todos, vela por nuestros hijos y familias. Enséñanos a estar en las cosas del Padre".

Novena por María nuestra madre

Te lo pedimos, Señor, que esta novena por María nuestra madre sea escuchada y bendecida. El rosario de los siete dolores de nuestra Santísima Madre representa los siete dolores que sufrió por su hijo Jesús. Esta devoción es una forma especial de honrarla y conectarnos con su sufrimiento. Empecemos con la primera oración.

La profecía de Simeón

Una espada de dolor atravesará tu corazón. Recemos un Padrenuestro y siete Ave Marías:

  1. Padre nuestro que estás en el cielo, santificado sea tu nombre. Venga a nosotros tu reino. Hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo. Danos hoy nuestro pan de cada día. Perdona nuestras ofensas, como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden. No nos dejes caer en tentación y líbranos del mal. Amén.
  2. Dios te salve, María, llena eres de gracia. El Señor es contigo. Bendita tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús. Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros, pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

La huida a Egipto

Escapando de la persecución de Herodes, que quería matar a su hijo amado. Recemos un Padrenuestro y siete Ave Marías:

  1. Padre nuestro que estás en el cielo, santificado sea tu nombre. Venga a nosotros tu reino. Hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo. Danos hoy nuestro pan de cada día. Perdona nuestras ofensas, como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden. No nos dejes caer en tentación y líbranos del mal. Amén.
  2. Dios te salve, María, llena eres de gracia. El Señor es contigo. Bendita tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús. Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros, pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

Dios te salve, María

Dios te salve, María, llena eres de gracia, el Señor es contigo. Bendita tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre.

Tú eres Santa María, madre de Dios. Ruega por nosotros, pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

El Niño perdido y hallado en el templo

Pensamos un Padre Nuestro y 7 Ave Marías.

Padre nuestro que estás en el cielo, santificado sea tu nombre. Venga a nosotros tu reino. Hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo. Danos hoy nuestro pan de cada día. Perdona nuestras ofensas, como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden. No nos dejes caer en tentación y líbranos del mal. Amén.

Una oración a la Virgen María

Eres de gracia, el Señor está contigo. Bendita tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre. Santa María, madre de Dios, ruega por nosotros, pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

Jesús y María en el camino al calvario

Pensamos en un Padre Nuestro y 7 Ave Marías.

Padre nuestro que estás en el cielo, santificado sea tu nombre. Venga a nosotros tu reino. Hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo. Danos hoy nuestro pan de cada día. Perdona nuestras ofensas como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden. No nos dejes caer en tentación y líbranos del mal. Amén.

Dios te salve María, llena eres de gracia. El Señor está contigo. Bendita tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre. Santa María, madre de Dios, ruega por nosotros, pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

Reflexión

La Virgen María es un ejemplo de fe y humildad. A través de su intercesión, podemos encontrar consuelo y guía en momentos difíciles. Recuerda siempre recurrir a ella en busca de ayuda espiritual.

Dios te salve María, llena eres de gracia. El Señor está contigo. Bendita tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre. Santa María, madre de Dios, ruega por nosotros, pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

Rezo a Santa María

De tu vientre, Santa María, eres madre de Dios. Ruega por nosotros, pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

Ave María

Dios te salve María, llena eres de gracia. El Señor es contigo, bendita tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre.

Padre Nuestro

Padre nuestro que estás en el cielo, santificado sea tu nombre. Venga a nosotros tu reino. Hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo. Danos hoy nuestro pan de cada día. Perdona nuestras ofensas, como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden. No nos dejes caer en tentación y líbranos del mal. Amén.

Jesús muere en la cruz

Pensamos un Padre Nuestro y 7 Ave Marías.

Rezo final a Santa María

Dios te salve María, llena eres de gracia. El Señor es contigo, bendita tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre. Ruega por nosotros, pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

Jesús es bajado de la cruz y depositado en sus brazos

Padre nuestro que estás en el cielo, santificado sea tu nombre. Venga a nosotros tu reino, hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo. Danos hoy nuestro pan de cada día, perdona nuestras ofensas como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden. No nos dejes caer en tentación y líbranos del mal. Amén.

Dios te salve María, llena eres de gracia, el señor es contigo. Bendita tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre. Ruega por nosotros pecadores ahora en la hora de nuestra muerte. Amén.

Dios te salve María, llena eres de gracia, el señor es contigo. Bendita tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre. Ruega por nosotros pecadores ahora en la hora de nuestra muerte. Amén.

Número siete, cuando contemplo el cuerpo de su divino hijo acostado en el sepulcro, rezamos un Padrenuestro y siete de Marías.

Padre nuestro que estás en el cielo, santificado sea tu nombre. Venga a nosotros tu reino, hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo. Danos hoy nuestro pan de cada día, perdona nuestras ofensas como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden. No nos dejes caer en tentación y líbranos del mal. Amén.

Dios te salve María, llena eres de gracia, el señor es contigo. Bendita tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre. Ruega por nosotros pecadores ahora en la hora de nuestra muerte. Amén.

Rezo del Ave María

En la hora de nuestra muerte, amén. Dios te salve, María, llena eres de gracia, el Señor es contigo. Bendita tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús. Santa María, madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

Oración a la Virgen María

Dios te salve, María, llena eres de gracia, el Señor es contigo. Bendita tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús. Santa María, madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

Finalización con tres Avemarías

Dios te salve, María, llena eres de gracia, el Señor es contigo. Bendita tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús. Santa María, madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

Dios te salve, María, llena eres de gracia, el Señor es contigo. Bendita tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús. Santa María, madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora en la hora de nuestra muerte. Amén.

Artículos relacionados

Deja un comentario