4 Novena poderosa a San Benito para alejar enemigos necesidades y recibir protección divina DIA 4

San Benito: El poderoso protector contra enemigos y fuente de protección divina

Cuarto día: Iniciamos con la señal de la Santa Cruz

Empezamos el cuarto día de nuestra novena a San Benito para alejar enemigos con la señal de la Santa Cruz. En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, Amén.

Todos somos pecadores

"Jesús, mi señor y Redentor, me arrepiento de todos los pecados que he cometido hasta hoy y me pesa de todo corazón. Propongo firmemente no volver a pecar y confío en tu infinita misericordia para obtener el perdón de mis culpas y alcanzar la vida eterna. Amén."

Oración preparatoria para todos los días

Saludamos con filial afecto al glorioso padre San Benito, obrador de maravillas y cooperador de Cristo en la obra de salvación de las almas. Oh patriarca de los monjes, desde el cielo mira la viña que plantaste con tu mano. Multiplica el número de tus hijos, santifícalos y protégenos bajo tu amparo y protección. Ruega por los enfermos, los afligidos, los pobres y por todos nosotros que te somos devotos. En la hora suprema, aparta de nosotros las acechanzas del enemigo y aléntanos con tu dulce presencia. Te pedimos que nos concedas lo que con fe te pedimos en esta novena. A continuación, puedes compartir tus intenciones personales en los comentarios. San Benito, ruega por nosotros. Amén.

Cuarto día: Ora por la resistencia al pecado

Oh glorioso San Benito, tú que venciste al demonio y triunfaste sobre sus engaños, alcánzanos la gracia de resistir sus sugestiones y de huir de toda ocasión de pecado. Tú, que enseñaste una vida austera, renuncia y trabajo, y aborreciste la ociosidad, inspiranos amor al trabajo y a la abnegación de nosotros mismos para seguir a Cristo. San Benito, ruega por nosotros. Amén.

Recemos tres avemarías y hagamos la oración final

Dios te salve, María, llena eres de gracia, el Señor es contigo. Bendita tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús. Santa María, madre de Dios, ruega por nosotros, pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

Oración final para todos los días

Oh glorioso San Benito, padre piadoso desde el cielo, tu gran poder ante Dios se reconoce hoy más que nunca por tu medalla protectora y por la multitud de prodigios y favores que por tu intercesión se han obtenido. Te pedimos que nos sigas bendiciendo y protegiendo. San Benito, ruega por nosotros. Amén.

Novena a San Benito

Dios nuestro, te pedimos que escuches nuestras súplicas y nos concedas todas las gracias que necesitamos en esta vida. Especialmente, te pedimos, San Benito, que nos ayudes a conseguir lo que solicitamos en esta novena. Ruega por nosotros, San Benito. Amén.

Concluimos la novena rezando tres Padre Nuestros, tres Ave Marías y tres Glorias.

Padre nuestro, que estás en el cielo, santificado sea tu nombre, venga a nosotros tu reino, hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo. Danos hoy nuestro pan de cada día, perdona nuestras ofensas, como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden, no nos dejes caer en tentación y líbranos del mal. Amén.

Dios te salve, María, llena eres de gracia, el Señor es contigo, bendita tú eres entre todas las mujeres, y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús. Santa María, madre de Dios, ruega por nosotros, pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo, como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

Gracias por escuchar esta oración. Si te ha gustado, te invitamos a colaborar con Oraciones para Todos suscribiéndote a nuestro boletín y compartiendo este artículo. Si deseas, también puedes escribir tus intenciones en los comentarios.

¡Gracias, gracias, gracias! Que Dios los bendiga.

Artículos relacionados

Deja un comentario